■ Levantamientos

Levantamiento o padrinos de santos: a pesar de que esta tradición se ha estado perdiendo, todavía existen comunidades que la conservan, pero son pocas. Consiste en sortear a un niño, lo cual se hace con ayuda de un traste con agua y maíz blanco.

Primero se nombran a todos los santos; posteriormente se nombran a todos los conocidos de los padres, vecinos y familiares, uno de los cuales será el padrino del niño; luego los padres invitan a la persona que eligió el niño; ellos compran un escapulario del santo seleccionado y lo llevan a la iglesia en donde se encuentre, entonces se acuesta al niño en el altar mayor, se reza y se le coloca el escapulario.

Todavía hay comunidades donde, aparte de darle el escapulario, también se le entrega una cobija al niño, lo cual representa que nunca le faltará el techo y no pasara fríos; también se le da un plato y un vaso que simboliza que nunca le faltara comida, bebida y ropa. Cabe mencionar que la elección del santo que protege al niño como la de los padrinos de éste se hace al azar, de acuerdo a los granos de maíz arrojados al traste con agua.