■ Ofrendas


Ofrendas de todos los santos: esta es una tradición heredada de generación en generación.

Empieza en los últimos tres o cuatro días de octubre y finaliza el 2 de noviembre. En este lapso se coloca un altar con tamales de mole, de dulce, de salsa roja o verde; también se pone fruta, calabaza en dulce, flores de cempasúchil y otras más; a veces se coloca una foto del difunto a quien está dedicada la ofrenda.

Los días 1 y 2 de noviembre es costumbre hacer una calaverita de chilacayote para que los niños la usen cuando salen a pedir dulces a cada uno de los prestadores de servicios.