Fiesta del Señor de Huaxtla

 

Son dos las celebraciones en honor al Señor de Huaxtla, una tiene lugar en el mes de enero y la otra en el mes de julio. En la festividad de enero se realizan celebraciones eucarísticas y las comunidades cercanas llegan al lugar a ofrecer sus danzas o rituales  como  muestra  de  agradecimiento  por  los  favores recibidos durante todo el año.

Las celebraciones incluyen entretenimientos como venta de antojitos, jaripeos, carreras de caballo y palo encebado. Las mayordomías tienen un papel muy importante en estas celebraciones: un día determinado de las fiestas, el mayordomo mayor se encarga de hacer una comida para recibir y alimentar a todos los visitantes. Las mayordomías o cofradías del Señor de Huaxtla se conforman por las personas que desean integrarse a ellas y sellan el compromiso al recibir la imagen del Señor de Huaxtla en sus hogares durante todo un año.

Con esta recepción, los mayordomos contraen las responsabilidades que se les designen; una de ellas consiste en dar un pequeño festín para celebrar la llegada de la imagen a su hogar y el compadrazgo que con ello establecen. Los mayordomos también se encargan de realizar una misa una vez al mes, durante todo un año, y de organizar la fiesta patronal que incluye la presencia de danzantes, música de adviento, juegos pirotécnicos y la decoración de la iglesia, para la que se manda a hacer cera floreada hecha a base cera virgen de abeja; cada cera o luz representa a uno de los mayordomos. Esta tradición se ha guardado durante muchos años con mucha fe y devoción.

La segunda fiesta del Señor de Huaxtla se realiza del 8 al 16 de julio y tiene como finalidad llevar a cabo el cambio de mayordomo principal y a los otros mayordomos, a los que también se les conoce como diputados.